Hoy simplemente recordaré a mi padre. Es el mejor homenaje que puedo hacerle. Quizá en Twitter coloque una frase del tipo: ¿Tu padre eres tú mismo?, pero no, ya hice eso en Pasillos de mi memoria ajena; y este es otro diario, otro libro, otro proyecto, otras páginas y otro Mario Morenza.